Colmac Logo
Colegio
Miguel Antonio Caro

Principios Institucionales

MISIÓN:
Formar Caroístas integrales que vean, interpreten y valoren la vida, con una capacidad crítica y contribuyan en la construcción de una sociedad más justa y humana, cristalizando los valores que parten del interior de la persona, haciéndola humilde, sencilla, alegre y activa.

VISIÓN
Ser una institución de calidad que desarrolle las competencias necesarias, basada en la excelencia en sus procesos académicos y formativos, para que, junto con la familia, entregue Caroístas con una responsabilidad social en el ámbito nacional e internacional.

FILOSOFÍA DEL COLEGIO
Impartir una educación e instrucción de acuerdo con nuestra tradición nacional, donde se exalten los valores y principios cristianos en concordancia con los planes y programas del Ministerio de Educación Nacional, las normas de la Ley General de Educación y en particular con nuestro Proyecto Educativo Institucional “P E I”, para propender por una educación integral con base en cuatro estamentos fundamentales: Padres de Familia, Profesores, Estudiantes y Comunidad.

La filosofía propia del Colegio, a la luz de los sistemas filosóficos, puede interpretarse como la idealización del hombre que como ser humano debe tener la tendencia hacia la superación en aras de obtener una felicidad o bienestar mediante las satisfacciones que la educación y la cultura produzcan y al constituirse así, en un ser civilizado, comprenda que la vida no es un simple pasar efímero, sino que consiste en vivir lo que se siente y en sentir lo que se vive, pensando siempre en función de grandeza.
Evaluar la incidencia de la concepción filosófica en el planteamiento, desarrollo y logros del currículo, porque uno de los retos que debe afrontar la educación colombiana está en el incremento de la calidad académica de la misma.

La incidencia primordial en la concepción del planteamiento curricular debe estar en un todo acorde con la edad, anhelos e ideales del educando con base en las experiencias de los mayores, de tal manera que el infante viva su infancia, el niño, su niñez y el joven su juventud con gran plenitud, como etapas maravillosas de su vida, donde prime la alegría y el suave contento del vivir en comunidad, como ser social que es y que debe ser.
Y el Colegio se constituya entonces en su verdadero segundo hogar, donde va a vivir intensamente. Se desarrollará en él, compartirá con sus compañeros sus cuitas y sus alegrías y crecerá año tras año junto a ellos, hasta obtener indisolubles vínculos de gran amistad o hermandad, como síntesis de la enorme incidencia del mundo escolar en el proceso enseñanza-aprendizaje.

Entrega de simbolos - Colmac