La educación en la afectividad se desarrolla en el Colegio Miguel Antonio Caro considerando a cada estudiante como persona, como ser único e irrepetible con sus propios talentos y aspectos por mejorar, respetando las diferencias con otras personas, reconociendo las habilidades de competencias interpersonales desde la infancia, la pubertad y la adolescencia, el cuidado y el respeto por sí mismos y por los demás para que de esta manera todo ese conjunto de percepciones, pensamientos, sentimientos y comportamientos estructuren en ellos una gran autoestima

Y a través del tiempo de permanencia en su Colegio, especialmente en los dos últimos años del Bachillerato, estimulados por sus padres y profesores, ir elaborando cuidadosamente su “Proyecto de Vida” muy personal. Sueños que se convertirán con el tiempo en tangibles realidades, como fruto óptimo de sus esfuerzos y el haber pensado siempre en “Función de Grandeza” y superación personal.

Y serán entonces los ciudadanos ejemplares que cumplirán con la misión social de servir a la comunidad, a sus padres y a su propia familia. Y como resultado grandioso: La satisfacción Personal del Deber Cumplido.

Back to top